Manzanilla para bebés: cuándo se puede dar

María Morillas Valoración: 8.5/10

Por María Morillas, Moda & Belleza. Actualizado el 14/05/2021.

En la ápoca de invierno una taza de té realmente se siente agradable, pero, muchos papás se preguntan si es apropiado dar té a los bebés y desde qué edad pueden comenzar a probar un té de manzanilla. Ciertamente, con el frío queremos dar a los niños bebidas calientes para calmarlos y ayudar a prevenir enfermedades. Por eso aquí te diremos cuándo puedes dar manzanilla a tu bebé, sin correr el riesgo de hacerlo indebidamente.

¿Para qué sirve el té de manzanilla en los bebés?

Un té de hierbas de manzanilla para niños es completamente saludable. La manzanilla puede servir como alternativa a las gaseosas o bebidas azucaradas. Es especialmente recomendada en los bebés para conciliar el sueño y como remedio natural para dolencias menores. Sin embargo, es importante seguir ciertas precauciones de consumo antes de administrar el té de manzanilla a los niños.

Té de manzanilla para bebés y niños: ¿a partir de qué edad?

Los bebés a partir de los seis meses de edad pueden consumir té de manzanilla en cantidades muy ligeras.

Sin embargo, antes de los seis meses, la mejor forma de dar té de manzanilla a un bebé es mediante la lactancia, ya que como bien sabes, todo los nutrientes y vitaminas que consume la madre en su dieta es transferida al bebé mediante la leche materna.

Si quieres que tu bebé se beneficie de todas las propiedades que tiene el té de manzanilla, prepara un infusión bien fuerte y tómala, la leche materna contendrá gran parte de las virtudes de esta planta.

A partir de los seis meses, puedes dar pequeñas dósis de té de manzanilla a tu bebé, ocasionalmente. En todo caso, no lo azucares, ni coloques miel, ya que no se recomienda ingerir estos alimentos azucarados.

¿Qué cantidad de manzanilla en té puedes dar a tu bebé?

Las cantidades de infusiones apropiadas para un bebé, se reducen en tres o cuatro en comparación con la dosis recomendada para adultos. Por ejemplo, para la manzanilla, deberás infundir una flor en 250 ml de agua, no más. Pero como dijimos anteriormente, este consumo solo está reservado para uso ocasional, si el bebé presenta dificultad para conciliar el sueño, o dolor en su pancita, por ejemplo.

Consideraciones para dar té de manzanilla y otras hierbas a niños

El té de manzanilla para bebés y otras hierbas tienen ciertas precauciones. No todas las hierbas por ser naturales, son beneficiosas o inofensivas para los niños, es por ello que deberás tener mucho cuidado a la hora de pensar en dar té de hierbas a tus niños.

  • Elige siempre plantas de las que conozcas su origen y los efectos en el organismo, y que sean preferiblemente orgánicas. En todo caso, siempre deberás consultar al pediatra primero.
  • Ninguna hierba para niños menores de diez años debe contener cafeína, ya que es un estimulante demasiado potente para los más pequeños y puede alterar sus horas de sueño.
  • Puedes endulzar ligeramente el té de manzanilla u otra hierba apropiada para niños con miel, pero solo a partir de los dos años. Antes de esta edad, los alimentos azucarados pueden producir caries.
  • Si a tu hijo le gusta el sabor ácido, puedes agregarle una pizca de jugo de limón a la infusión de manzanilla. El limón es recomendable para su vitalidad y las defensas inmunológicas.
  • En la temporada de verano, también puedes ofrecer un té de manzanilla helado para degustarlo.

¿Cómo preparar infusión de manzanilla para niños?

Utiliza una flor de manzanilla para 250 ml de agua. Pon a hervir el agua, y cuando haga ebullición retira del fuego y vierte la hoja de manzanilla. Deja reposar 5 minutos antes de filtrar. Asegúrate de que la temperatura esté por debajo de los 37 grados, antes de ofrecer en el biberón a tu bebé.

Si utilizas manzanilla ya listas para usar en bolsitas, no la dejes reposar por mucho tiempo. En todo caso, siempre busca la opinión del pediatra, ante cualquier duda.

Además de manzanilla: algunas ideas de hierbas para niños

La lima, la verbena y el azahar, promueven la calma y el sueño en los niños, por lo que los pediatras lo avalan como una infusión para bebés ocasionalmente. El hinojo, el anís o la menta también son favorecidos porque permiten una mejor digestión.

Cuando el niño es más grande, pudes incorporar aromas frutales como fresa, frambuesa, manzana. El rooibos es una buena alternativa al té de manzanilla para los niños mayores a quienes les encanta el sabor a vainilla.

Sin embargo, ten cuidado con las infusiones o tés de hierbas aromatizados con vainilla o aromas afrutados, éstos regularmente son derivados de aromas sintéticos. En su lugar,  prefiere plantas puras y frutas secas o liofilizadas, o sabores naturales.

Beneficios de la manzanilla para bebés

La manzanilla romana es una planta suave, calmante y relajante con múltiples beneficios para la salud de los niños pequeños. Es una planta que deberás tener siempre en casa cuando tengas niños pequeños, porque con ella podrás aliviar las pequeñas dolencias del día a día. Conoce todos los beneficios que le ofrece la manzanilla a tu bebé.

Manzanilla para cólicos del bebé

Al nacer, el sistema digestivo de tu bebé aún no está completamente desarrollado. Por lo tanto, es común que tu bebé tenga problemas digestivos como cólicos, gases, hinchazón o estreñimiento durante los primeros meses de vida. La manzanilla es la hierba perfecta para aliviar estos problemas comunes de los bebés y ayudar a la digestión gracias a sus propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias y calmantes.

En caso de cólico

A partir de las 3 semanas de nacido el bebé, puedes agregar una cucharadita de hidrosol de manzanilla o dos cucharadas de té de manzanilla en una botella pequeña de agua y darle a beber al bebé durante todo el día. También puedes combinarla con semillas de hinojo.

Para los gases o hinchazón

Dale a tu bebé dos cucharaditas de té de manzanilla diluido con agua después de las comidas del bebé.

Para el estreñimiento

A partir de las 4 semanas de edad, mezcla una cucharada de hidrosol de manzanilla o dos cucharadas de té de manzanilla en una botella de agua.

A partir de los 6 meses puedes diluir 1 gota de aceite esencial de manzanilla noble en una cucharadita de aceite de almendras dulces y masajear suavemente el vientre del bebé.

Manzanilla para calmar las irritaciones de la piel

La manzanilla ayuda a aliviar la piel irritada, el enrojecimiento, la picazón y las afecciones cutáneas comunes que padecen los bebés y los niños pequeños. Esta planta tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias gracias a su rica concentración de flavonoides y se adapta perfectamente a la piel sensible de los niños pequeños.

Para calmar la piel del bebé, puedes utilizar manzanilla en diferentes formas: hidrosol, agua floral, aceite esencial o té de hierbas solo como uso tópico.

Para calmar la picazón

Vierte de 2 a 3 cucharadas de hidrosol de manzanilla en el baño del bebé. Si no tienes hidrosol, puedes preparar una taza de té de manzanilla y mezclarla con el agua del baño del bebé.

Para aliviar la irritación y el enrojecimiento

Aplica hidrosol o agua floral de manzanilla a una compresa. Luego aplícala en la zona irritada de 2 a 3 veces al día. Debes limpiar y secar la piel previamente. También puedes usar hidrosol y agua floral de manzanilla como spray.

Manzanilla para el sueño y la ansiedad

Todos los padres lo saben: desde el nacimiento de un bebé, es muy difícil tener noches ininterrumpidas. Aunque los ciclos de sueño de los niños cambian a lo largo de los meses, los trastornos del sueño son comunes en los niños pequeños y tienen varias causas: ansiedad, dentición, miedo a la oscuridad, pesadillas, etc. La manzanilla ayudará a calmar el nerviosismo en los bebés, relajarlos y a mejorar la calidad de su sueño.

Antes de acostar al bebé

Dale unas cucharaditas de té de manzanilla diluido con un poco de agua antes de acostarse.

También puedes darle un masaje relajante con una gota de aceite esencial de manzanilla romana o noble, diluida en una cucharada de aceite de almendras dulces. Esto no solo ayudará a tu pequeño a relajarse y dormirse tranquilamente, sino que también fortalecerá el vínculo con su madre.

Manzanilla para calmar el dolor de la dentición

La dentición suele ser un momento difícil tanto para el bebé, pero también para los padres. Es difícil ver a nuestro bebé retorcerse de dolor, volverse irritable, sin poder hacer nada para calmarlo. La manzanilla es una alternativa suave y natural que es eficaz para aliviar el dolor, el malestar y la irritabilidad asociados con la dentición del bebé.

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, calmantes y analgésicas, la manzanilla reducirá el dolor y la inflamación de las encías y relajará al bebé.

Para aliviar el dolor de la dentición

Utiliza hidrosol de manzanilla romana, previamente metida en la nevera y aplícala en una compresa. Luego, masajea las encías y el interior de las mejillas con la compresa empapada en hidrosol de 2 a 3 veces al día.  

Otra opción es aplicar el spray de hidrosol en la boca del bebé 3 veces al día.

Manzanilla para calmar la irritación de los ojos

La manzanilla se puede usar en niños pequeños para la conjuntivitis y la irritación de los ojos. Es eficaz para descongestionar los ojos y calmar la inflamación de la conjuntivitis que provoca picazón y escozor en los ojos.

Su uso es muy sencillo y seguro para los bebés. Basta con limpiar los ojos varias veces al día con infusión de manzanilla, y al cabo de unos días habrán desaparecido los síntomas de la conjuntivitis y la irritación ocular.

Para aliviar la conjuntivitis

Aplica té de manzanilla, que previamente has dejado enfriar, en una compresa. Limpia los ojos del bebé con la compresa empapada, centrándote en las esquinas de los ojos y las pestañas. Remoja una nueva compresa con infusión de manzanilla y aplícala suavemente en los párpados durante 1 a 2 minutos. Repite la operación de 4 a 5 veces al día.

Como puedes ver, la manzanilla es una de las hierbas más beneficiosas para los bebés, ya sea para tomar o aplicar como tópico para otras dolencias o malestar. ¡Aprovecha sus beneficios! y recuerda consultar siempre con el pediatra antes de suministrar manzanilla a tu bebé.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR