¿Puedo estar embarazada y menstruar el primer mes?

Lidia Maseres Valoración: 7.9/10

Por Lidia Maseres, Moda & Belleza. Actualizado el 31/08/2021.

Hay casos en que algunas mujeres están embarazadas pero no están conscientes de su estado porque siguen menstruando. Este es un fenómeno que ocurre con relativa frecuencia, particularmente durante el primer mes, pero sería más correcto referirse a esto como una menstruación falsa, lo que en ningún caso debe confundirse con un período real.

Seamos claros desde el principio: estar embarazada y tener la menstruación es médicamente imposible, ya que por definición son acontecimientos mutuamente EXCLUYENTES. El propósito de la menstruación es eliminar el exceso de revestimiento del útero que se ha acumulado durante el ciclo menstrual, el cual es desechado si no se ha fertilizado ningún óvulo, provocando la menstruación.

Por el contrario, si se ha producido la fertilización, el óvulo se implanta en el revestimiento del útero, lo que genera la producción de varias hormonas que detienen el ciclo menstrual y aseguran que el revestimiento del útero permanezca en su lugar, evitando que el ovulo fertilizado sea expulsado del cuerpo a través del sangrado.

¿Qué es este sangrado?

Las mujeres que informan haber menstruado estando embarazadas no están del todo equivocadas. De hecho, hay algo de sangrado durante la gestación, lo que incluso puede permitir detectar un embarazo. Sin embargo, este sangrado que ocurre al principio del embarazo, difiere de la menstruación en términos de duración, color e intensidad.

Cualquier flujo vaginal que contenga sangre durante el embarazo se denomina sangrado obstétrico o sangrado vaginal, los cuales no son necesariamente preocupantes, pero pueden indicar la presencia de patologías que incrementan significativamente el RIESGO de muerte del futuro niño, la madre o ambos. Por lo tanto, es importante informar inmediatamente al médico sobre cualquier sangrado.

¿Por qué aparecen los "períodos" durante el primer mes de embarazo?

El sangrado obstétrico ocurre con mayor frecuencia durante el primer mes embarazo. Durante este período, la vida y la salud del feto son más vulnerables y cualquier signo inusual debe tratarse con especial atención. Varios factores pueden originar estos falsos períodos, encontrándose entre los principales:

Sangrado de implantación

Después de la fertilización, el óvulo se mueve hacia el útero, y después de unos 6 a 10 días, se adhiere a su pared. En este proceso natural, se produce un daño menor en el endometrio (el revestimiento del útero) el cual puede ir acompañado de un sangrado menor que pudiera confundirse con menstruación.

El sangrado de implantación se caracteriza por una pequeña cantidad de secreción que dura entre 1 a 2 días, lo que lleva a algunas mujeres a pensar que se trata de la menstruación normal, que por “alguna razón” se adelantó un poco a lo esperado.

Este falso período ocurre estando embarazada, pero muchas veces la mujer aún no sabe que ha surgido una nueva vida dentro de ella. En todo caso, este sangrado no es motivo de preocupación. Estos "períodos" inesperados durante el primer mes de embarazo suelen indicar que has comenzado el fascinante viaje a la maternidad.

Irritación del cuello uterino.

Bajo la influencia de las hormonas, el cuello uterino de una mujer embarazada se vuelve más VULNERABLE Y SENSIBLE. En algunas mujeres, esto puede provocar un sangrado leve con casi cualquier influencia externa en ella. Por ejemplo, después de que un ginecólogo realice una citología o de tener relaciones sexuales.

Es difícil determinar con certeza si este sangrado se asocia a condiciones más peligrosas. Por este motivo, es mejor estar segura e informarlo a tu médico, incluso si el día anterior tuviste relaciones sexuales o visitaste al ginecólogo.

Embarazo ectópico

Si el sangrado viene acompañado por dolor abdominal intenso y persistente, mareos o fiebre, esta es una mala señal. Esta afección suele ser un signo de un embarazo ectópico (implantación fetal fuera del útero), una PATOLOGÍA GRAVE que representa una amenaza para la vida de la madre y excluye un resultado favorable para el feto.

En un embarazo ectópico, el sangrado suele deberse a una trompa de Falopio rota. Las paredes de las trompas de Falopio tienen solo de 2 a 3 milímetros de grosor, y no son elásticas. Si un embrión se implanta y desarrolla allí, la pared se rompe provocando un sangrado interno; una situación que requiere una intervención quirúrgica urgente.

Es posible que los síntomas alarmantes no aparezcan de inmediato y comiencen a causar las molestias entre la tercera y cuarta semana de embarazo; en ningún caso debes intentar soportarlos y esperar que pasen. La implantación fetal ectópica requiere hospitalización inmediata y extracción quirúrgica del feto, de lo contrario, las consecuencia pueden ser fatales.

Desequilibrios hormonales

Curiosamente, cierto sangrado obstétrico puede estar asociado con los mecanismos responsables del ciclo menstrual. En raras ocasiones, puede ocurrir la menstruación durante el embarazo, que difiere en el volumen habitual de secreción, pero a veces coincide con el ciclo menstrual.

Este fenómeno es inusual y anómalo. Durante el embarazo, el trasfondo hormonal se configura de tal manera que elimina por completo la posibilidad de que el embarazo y la menstruación se presenten simultáneamente. El sangrado recurrente suele indicar un desequilibrio hormonal, en particular, la producción insuficiente de progesterona. Informa a tu médico sobre esto para que pueda analizar la situación y, si es necesario, recetar medicamentos hormonales.

Gemelo Evanescente

Una de las causas del sangrado durante el embarazo es el fenómeno conocido como gemelos evanescente o gemelos desaparecidos, una situación que a veces ocurre en los embarazos múltiples porque el cuerpo de la madre rechaza uno o más embriones, organizando un aborto selectivo para todos los fetos, exceptuando uno elegido, los cuales son descartados y excretados con el sangrado obstétrico.

La toma de píldoras anticonceptivas

Cuando una mujer usa la píldora como método de anticoncepción, su ciclo se crea y regula artificialmente, por así decirlo. Entonces, puede suceder que una mujer siga menstruando aunque el óvulo ya haya sido fecundado. La píldora es en sí misma un anticonceptivo muy confiable, pero su protección no es efectiva si se toma incorrectamente o si hay una enfermedad del tracto gastrointestinal, por ejemplo.

Si la mujer, sin saber que está embarazada, continúa tomando píldoras anticonceptivas, puede establecer un periodo hormonal que provoca una menstruación artificial o más exactamente una hemorragia por privación hormonal. Por tanto, es posible que se presente un sangrado, que en ningún caso se trata de un período natural.

¿Existen otras razones para la menstruación falsa durante el embarazo?

Las hay, y muchas. El sangrado obstétrico puede asociarse con una variedad de patologías y enfermedades. En particular, los pólipos del cuello uterino, los ganglios fibroides ubicados en la placenta, el cáncer de cuello uterino y otras causas pueden provocarlos.

En estos casos, lograr determinar qué sucede exactamente, guiándose solo por señales externas, excede las capacidades de una mujer embarazada. En la mayoría de los casos, incluso un especialista experimentado no podrá identificar la causa sin una investigación adicional.

Conclusión

El sangrado obstétrico, que es relativamente común al principio del embarazo, y puede confundirse con un período, no es menstruación. Desafortunadamente, no existe una manera segura de saber si el sangrado al principio del embarazo, ya sea un ligero manchado o un sangrado más abundante, sea algo inofensivo o un síntoma de un PROBLEMA más preocupante. En última instancia, recuerda esto: cualquier sangrado durante el embarazo es una razón para contactar inmediatamente a tu médico.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR