Cómo aliviar los cólicos en los bebes

Isabel Serra Valoración: 7.9/10

Por Isabel Serra, Moda & Belleza. Actualizado el 14/05/2021.

Una de las experiencias más incómodas en padres jóvenes, está relacionada con los cólicos del bebé. Muchos niños experimentan este tipo de malestar desde los primeros días de nacido, y sus llantos de dolor inquietan profundamente a los papás.

Para ayudarte un poco en tu tarea de poder aliviar efectivamente estos calambres intestinales en tu peque, te decimos cómo aliviar los cólicos en los bebés, despejando algunas dudas y conociendo las mejores prácticas y consejos basados en pediatras y padres experimentados.

¿Qué son los cólicos del bebé?

En general, el cólico es un dolor abdominal del bebé que se manifiesta con un ataque de llanto regular y recurrente. Es un fenómeno que ocurre durante unas 3 horas al día, 3 días a la semana, durante más de una semana.

Las conmociones generalmente ocurren a la misma hora del día, con mayor frecuencia al final de la tarde o al anochecer. Al ser tan común en bebés pequeños, hasta el 20% de éstos se ven afectados.

El cólico no es signo de una enfermedad, solo un comportamiento del bebé que se describe con un llanto intenso y continuado, que puede ir o no, acompañado de otros signos, dependiendo de la intensidad.

Cólicos del bebé ¿ cómo identificarlo?

Cuando un bebé tiene cólicos, éste se identifica mediante los signos de un llanto intenso, acompañado de hinchazón y gases en su barriguita. El llanto puede ir acompañado de ciertos comportamientos característicos:

  • Aprieta los puños y se pone rojo
  • Tensa las piernas y los músculos del estómago. También puede doblar las piernas contra su estómago
  • Se retuerce
  • Tiene el estómago duro y regularmente expulsa gases durante un ataque de dolor
  • El bebé también puede arquear la espalda

Sin embargo, un bebé con cólicos es un niño sano que muestra un reflejo de succión normal. Puede regurgitar ocasionalmente, pero no tiene vómitos ni fiebre y tampoco está letárgico. Sus deposiciones son normales y moja de 6 a 8  pañales al día. Además, todavía tiene un aumento de peso satisfactorio y sigue su curva de crecimiento.

¿Cuáles son las causas del cólico infantil?




En cuanto alas causas, todavía sigue siendo un misterio y se continúa explorando vías para conocer con exactitud cuáles podrían ser. Aunque hay algunas sospechas, ninguna ha obtenido el apoyo unánime de los profesionales de la salud.

En la práctica, solo se puede determinar claramente en el 5% de los casos. Sin embargo, existen varias hipótesis para intentar explicar el origen.

Entre estas hipótesis, los científicos se refieren particularmente sobre el nivel de madurez del intestino, el aire que tragan los bebés al succionar el biberón, las posibles intolerancias alimentarias, entre otras.

Incluso, recientemente investigadores han destacado la acción de determinadas bacterias en la aparición de cólicos en los lactantes. Es un descubrimiento que tiene el mérito de relanzar la reflexión pero no ha obtenido una respuesta definitiva. Otras posibles causas son:

Una etapa normal de desarrollo

Las lágrimas son algo perfectamente normal en un bebé. De hecho, es la única forma en que el bebé puede expresarse. Entre el 15 y el 30% de los bebés lloran más de 3 horas al día, incluso si están en perfecto estado de salud.

Pero, aunque el llanto de un bebé es parte de su desarrollo, los papás deben tomarlo en serio y consolar al niño rápidamente. Lejos de mimarlo en exceso, es fundamental para satisfacer sus necesidades.

Debido a esto, cada vez más expertos creen que el cólico es de hecho una etapa normal en el desarrollo de un bebé. El aumento de la frecuencia e intensidad del llanto correspondería a los cambios provocados por las diferentes etapas del desarrollo.

Durante el llanto, otros síntomas como la regurgitación y los gases que lo acompañan, se explican simplemente por el hecho de que los bebés tragan aire cuando lloran mucho, por eso no se acreditan como la causa verdadera.

Inmadurez gastrointestinal

Esta hipótesis se basa en el hecho de que los bebés con cólicos regularmente ponen las piernas sobre su estómago y, a veces, tienen gases. Por lo tanto, algunos investigadores creen que la inmadurez del sistema digestivo y del sistema nervioso interferiría con el funcionamiento del intestino, provocando contracciones dolorosas para el bebé.

Además, los intestinos de los recién nacidos tienen una mala absorción de grasas y nutrientes, lo que influiría en el tipo de bacteria que prospera en su intestino. Incluso, algunos estudios señalan que los bebés que sufren de cólicos tienen una flora intestinal particular.

Por eso, algunos expertos recomiendan los probióticos, ya que podrían ser útiles para aliviar los cólicos en los bebés.

Una alergia alimentaria

Algunos expertos también creen que el cólico infantil podría explicarse por una alergia alimentaria en el bebé. Las proteínas de la leche de vaca son principalmente las más sospechosas. Sin embargo, este tipo de alergia suele ir acompañado de otros síntomas, como vómitos, diarreas o erupciones en la piel.

Esta es una de las mayores razones de peso para incentivar a las madres a amamantar a los pequeños hasta una edad donde su organismo esté suficienetmente maduro para tolerar todo tipo de alimento, o en caso contrario, que modifiquen su dieta para evitar algunos de ellos.

Este enfoque puede ser eficaz para reducir los cólicos en una pequeña cantidad de bebés. Para los papás que dan un biberón de fórmula comercial a base de leche de vaca a su bebé, sería posible cambiar a fórmulas hipoalergénicas y ver un efecto beneficioso en algunos casos.

¿Cómo aliviar los cólicos en los bebés?

Si tu bebé ha sufrido cólicos anteriormente, ya sabes de a lo que nos referimos, ya que no es posible permanecer indiferente ante el dolor que parece estar atravesando el pequeño. Sin embargo, los gritos agudos y continuos del bebé pueden terminar rápidamente con la paciencia de padres experimentados.

Son estas situaciones, las que llevan a los padres a encontrar soluciones, y aunque ningún procedimiento está 100% probado, al combinarlas, es posible lograr calmar al bebé, poco a poco.

Crea una atmósfera relajante

Cuando un cólico hace llorar a tu bebé, es posible que su llanto moleste a sus padres. Esto puede llevar a un estrés o enojo, lo que general crea una espiral descendente.

Tomalo en tus brazos piel con piel, pon alguna crema de azahares en su abdomen, báñalo, cántale canciones de cuna, háblale suavemente... en resumen, crea una atmósfera relajante y mantén la calma tanto como sea posible.

Monta al bebé en tu antebrazo

Este es sin duda uno de los trucos más populares para calmar los cólicos del bebé: coloca al bebé boca abajo sobre tu antebrazo, con su cabeza en tu mano y piernas y brazos colgando. Camina con él tranquilamente meciéndolo suavemente. Con un golpe de suerte, se dormirá.

Ofrece masajes a tu bebé

Los pediatras suelen mencionar esta solución. Sin embargo, su efectividad puede parecer incierta. Con dos dedos de tu mano, procura hacer movimientos circulares sobre la barriga del bebé para aliviarla. También puedes probar los aceites orgánicos para el cuidado de la piel y la crema de azahares que ya hemos mencionado.

Compra un biberón anticólicos

Los fabricantes de biberones han desarrollado modelos para reducir los cólicos, la regurgitación, el reflujo y el hipo. Algunos biberones tienen una forma específica, otros están provistos de tetinas adaptadas a la imagen de marcas como Iltet, Nuk, Avent, etc.

Prueba la homeopatía

Es un tratamiento básico que parece haber producido algunos efectos positivos en bebés con cólicos. Se trata de una infusión con granos de Chamomilla o jarabe de hierbas como Calmosine,  por ejemplo.

Coloca una bolsa de agua caliente en su estómago

Poner una botella de agua caliente en la barriga del bebé aparentemente ayudaría a calmar la hinchazón y reducir el dolor. También puedes probar el cojín térmico con piedras de cereza.

Ayúdalo a eliminar sus gases

Los gases tienen una participación importante en la aparición de cólicos en los bebés. Es por eso que debes ayudar a tu bebé a evacuar después de alimentarlo, por ejemplo, colocándolo en tu hombro y darle suaves palmaditas en la espalda.

Colócalo en posición vertical durante la alimentación

Durante la lactancia, puedes evitar que el bebé agarre aire innecesariamente. Para ello, ponlo en posición vertical mientras toma su tete. También debes estar atenta cuando acabe su leche en el biberón para que no succiones aire.

Dale agua azucarada

El agua azucarada también tendría virtudes calmantes contra los cólicos del bebé. En cualquier caso, esto es lo que habrían descubierto los médicos británicos. Bastaría con hervir media cucharadita de azúcar glass en 20 ml de agua antes de dejar enfriar. Servir al bebé en su biberón, ¡sin exceder de dos dosis al día!

Evita la leche de vaca

El cólico en un bebé amamantado podría tener su origen en los alimentos ingeridos por la madre. En la línea de visión: leche de vaca y productos lácteos como: mantequilla, yogures, quesos, etc. Evita estos alimentos por unos días. Si notas una diferencia, habrás encontrado una solución para aliviar los cólicos de tu bebé.

Elige la leche en polvo adecuada

Algunas leches en polvo con fórmulas especiales pueden reducir el dolor causado por los cólicos. Habla con tu médico para ayudarte a encontrar la fórmula adecuada. Por otro lado, evite cambiar la fórmula con demasiada frecuencia.

Practica la técnica del doctor Hamilton

Quizás has oído hablar del doctor Hamilton, el pediatra ha desarrollado un ">método para calmar el llanto del bebé. Este método implica cruzar los brazos de tu hijo contra su torso y sujetarlo con la mano. Luego, coloca la otra mano debajo de sus nalgas. Para evitar que su cabeza retroceda, solo asegúrate de inclinar su cuerpo 45 °.

Si has pasado por los desesperantes episodios de cólico en tus pequeños y todavía no encuentras la solución, prueba algunas de las sugerencias para aliviar los cólicos en bebés te que hemos propuesto. Recuerda siempre mantener al tanto de los síntomas al pediatra para obtener una visión más profesional.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR