Alimentación complementaria: cuándo y cómo comenzarla

Lidia Maseres
Alimentación complementaria: cuándo y cómo comenzarla

Cuando se es papá por primera vez, o después de mucho tiempo, siempre se presentan dudas de cuándo y cómo comenzar a introducir la alimentación complementaria en los pequeños. Es por ello que te invitamos a conocer cómo y cuándo tu bebé debe comenzar a ingerir alimentos sólidos o complementarios ricos en hierro y cuando agregar otros alimentos a su menú, entre ellos cereales, carnes, verduras y frutas. Aquí te ofrecemos información interesante que podrás incluso compartir con el pediatra para tu mayor tranquilidad.

Los alimentos complementarios son alimentos distintos de la leche que el niño consume y digiere fácilmente y que satisfacen sus crecientes necesidades de nutrientes. Por lo tanto, alrededor de los 6 meses, los bebés deben satisfacer mayores necesidades de energía y nutrientes, lo que indica que es el momento de introducir alimentación complementaria: conoce cuándo y cómo comenzarla.

¿Cuándo introducir alimentos complementarios a la dieta del bebé?

La leche con fórmulas satisface las necesidades nutricionales de la mayoría de los bebés hasta que tienen alrededor de 6 meses. Por lo tanto, la edad recomendada para introducir alimentos complementarios es de 6 meses. Sin embargo, algunos pediatras y nutricionistas infantiles aconsejan en ocasiones empezar a ofrecer otro tipo de alimentos es entre los 4 y los 6 meses.

Como la tasa de crecimiento y las necesidades varían de un niño a otro, es posible que algunos bebés necesiten comer alimentos sólidos y otros nutrientes antes de los 6 meses. Por otro lado, no se recomienda darles alimentos complementarios antes de los 4 meses, ya que esto puede resultar perjudicial para su salud.

¿Por qué no dar alimentos a bebés con menos de 4 meses?

Los bebés con menos de 4 meses aún no están fisiológicamente listos para comer otros alimentos que no sean leche o fórmula infantil. Esto es debido a los siguientes motivos:

  • La producción de saliva de un bebé menor de 4 meses es insuficiente para procesar alimentos más sólidos.
  • No tienen suficientes enzimas para digerir los alimentos que comen.
  • Sus riñones no pueden tolerar grandes cantidades de proteínas.
  • Su sistema inmunológico aún es inmaduro, lo que aumenta su riesgo de sufrir alergias alimentarias.

¿Cuándo un bebé está listo para ingerir alimentos complementarios?

Alimentación complementaria: cuándo y cómo comenzarla - ¿Cuándo un bebé está listo para ingerir alimentos complementarios?

A pesar de estos beneficios, conviene recordar que no todos los bebés de 4 meses están físicamente preparados para comer alimentos complementarios o capaces de comunicarse para ser alimentados según sus necesidades. Por este motivo, antes de ofrecer alimentos complementarios a tu hijo de entre 4 y 6 meses, asegúrate de que estén presentes todas estas señales.

  • La leche materna o la fórmula no son suficientes para mantener a tu bebé satisfecho. Este puede ser el caso si ha estado pidiendo beber con más frecuencia durante más de 5 días y todavía parece tener hambre a pesar de que se vacía ambos senos de 8 a 10 veces en 24 horas o incluso si bebe más de 40 oz por día de su biberón.
  • Se sienta sin ayuda y puede inclinarse hacia adelante.
  • Puede llevarse comida u objetos a la boca y trata de masticar.
  • Apoya y controla su cabeza para girarla y negar con la cabeza.
  • Él puede empujar hacia atrás los objetos que ya no quiere, lo que demuestra que puede empujar una cuchara hacia atrás para indicar que ya no tiene hambre.
  • Muestra interés por la comida.

El interés de los niños por la alimentación complementaria

El interés por los alimentos complementarios varía mucho de un niño a otro. Incluso antes de los 6 meses, puede que algunos bebés se interesen en el contenido del plato de sus padres. Sin embargo, otros seguirán perdiendo interés, incluso cuando hayan alcanzado los 7 meses, pero aún así, no deberás preocuparte en exceso.

Solo será necesario animar a tu hijo a comer alimentos distintos a la leche en la edad que le corresponde. Como regla general, a los 6 meses, ya puedes ofrecerle los alimentos complementarios. Y no solo porque los necesita, sino porque también es un período importante en el que el niño desarrolla su gusto por los alimentos y su curiosidad de probar las diferentes texturas.

Alimentos complementarios para un bebé de 4 a 6 meses

Si tu bebé está listo para ingerir alimentos sólidos entre los 4 y 6 meses, puedes comenzar con puré o papilla, porque antes de los 6 meses aún no está listo para comer trozos.

Los primeros alimentos: rico en hierro

Los cereales para bebés fortificados con hierro, como carnes y aves, pescado, huevos, legumbres y tofu, son recomendados para la primera alimentación de los niños entre 4 y 6 meses.

Posteriormente, cuando tu hijo ingiera alimentos ricos en hierro dos veces al día, puedes introducir otros alimentos como verduras y frutas, productos de cereales y lácteos, para diversificar su dieta. Sin embargo, deberás esperar hasta los 9 meses antes de ofrecerle leche de vaca.

¿Cómo proceder con la alimentación complementaria de tu bebé?

Comenzar con alimentos complementarios es un paso importante para todos los bebés. Por lo tanto, es mejor que elijas un momento en el que tu hijo esté bien descansado, de buen humor y no sienta molestias por un resfriado u otro problema de salud.

Algunos expertos recomiendan ofrecer leche materna o fórmula antes de los alimentos sólidos durante aproximadamente 7 meses. Otros creen que su biberón se puede dar tanto antes como después de una comida o incluso dividida por la mitad.

En este caso, deja que tu bebé te oriente para conocer el orden en el que debes ofrecerle la leche y los alimentos complementarios. De hecho, consumir alimentos sólidos no reduce la cantidad de leche que pueda beber.

Un alimento complementarios a la vez

Lo más importante es ofrecer solo un alimento nuevo nutritivo y variado a la vez, con una comida o un refrigerio, y no mezclar un alimento con otros porque la idea es que tu hijo los reconozca por separado. Esto también es importante para saber si tuvo alguna reacción con un tipo de alimento específico.

Por lo general, un bebé puede tardar días en disfrutar de un nuevo alimento. En este caso, continúa ofreciéndole un mismo alimento con regularidad, sin obligar al bebé a comerlo. Si tu hijo se niega a comer un alimento después de varios intentos, deja de servirlo por un tiempo e inténtalo de nuevo en otra ocasión.

Alimentos complementarios durante el día

Para introducir alimentos sólidos, primero ofrécele pequeñas cantidades a tu bebé, aproximadamente una cucharadita. Luego puedes aumentar gradualmente según las ganas de comer de tu hijo. Al principio, aliméntalo una o dos veces al día: ofrécele cereal para bebés fortificado con hierro para el almuerzo y carne o tofu para la cena.

Después de algunas semanas, tu bebé puede tener dos o tres comidas al día. Así, podía comer cereales y frutas para el desayuno, carne o tofu, así como verduras para el almuerzo, y finalmente pescado y verduras para la cena, dependiendo de su apetito.

Alimentación complementaria a partir de los 7 meses

Alrededor de los 7 a 8 meses, las comidas complementarias de los bebés serán más regulares y combinarán más alimentos. Por ejemplo, su desayuno podría contener cereales y su almuerzo podría consistir en legumbres, verduras y frutas, mientras que el queso o yogur es ideal para la cena. También es posible ofrecerle bocadillos si tiene suficiente apetito.

Hasta que tenga al menos 1 año de edad, a tu hijo le debes ofrecer comida o bebida de acuerdo a lo que desee. Luego, deberás establecer gradualmente un horario de comidas y refrigerios.

Sin embargo, debes tener en cuenta que estos menús complementarios para bebés son solo ejemplos, porque deberás adaptar las comidas al apetito de tu hijo y a los hábitos familiares.

Texturas de algunos alimentos complementarios

Al principio, puedes dar a probar a tu bebé comidas como un puré suave. Algunos bebés aceptan alimentos que se trituran solo con un tenedor con bastante rapidez, y otros comen alimentos finamente picados o pequeños desde muy temprano.

Por eso es importante introducir nuevas texturas en la dieta complementarios de tu hijo para estimularlo y permitirle desarrollar sus habilidades. Aunque no tiene dientes, sus encías le permiten masticar.

En cuanto sea capaz de llevarse la comida a la boca, puedes animar a tu hijo a que coja con los dedos pequeños trozos de comida blanda: verduras bien cocidas, frutas maduras, cereales y frutas.

Además de promover su independencia, comer con los dedos le permite desarrollar la motricidad fina. Entre los 9 y los 12 meses, tu bebé comerá casi cualquier cosa si se cortas la comida en trozos pequeños.

¡Cuidado con los trozos de los alimentos complementarios!

Debido a que el esófago de un niño es pequeño, ciertos alimentos complementarios podrían atascarse en su garganta y bloquear su tráquea.

Es por ello que para prevenir el riesgo de asfixia, hasta la edad de 4 años evita suministrar alimentos pequeños, duros y redondos como maní, nueces de árbol, caramelos duros, palomitas de maíz, goma de mascar, pasas (a menos que estén bien hidratadas, en un muffin, por ejemplo), uvas frescas enteras, aros de salchicha, zanahorias y apio crudos, comida pegada en palillos de dientes, palitos de queso, etc.

Importante: alergias a algunos alimentos complementarios

Generalmente, los siguientes 10 alimentos se consideran responsables de la mayoría de las reacciones alérgicas graves: maní, trigo, mariscos (pescado, crustáceos y moluscos), semillas de sésamo, leche, nueces de árbol, huevos, soja, sulfitos y mostaza.

Por lo tanto, ya no se recomienda esperar para introducir los denominados alimentos alergénicos, incluso para los niños que tienen antecedentes familiares de alergia. En este último caso, sin embargo, debes actual con prudencia y hablar con un médico o un alergólogo para saber cómo reaccionar ante una posible reacción alérgica, pero ir probando con cada uno.

Cuando le ofreces a tu bebé un alimento alergénico, es mejor introducirlo solo y esperar dos o tres días antes de introducir otro alimento. Si tu hijo tiene alergia, esto te ayudará a descubrir la causa.

La alimentación sigue siendo un complemento de la leche

Recuerda, hasta la edad de 12 meses, la leche sigue siendo el alimento principal de tu hijo y los alimentos sólidos son solo complemento de la leche. Por lo tanto, además de la alimentación complementaria, tu niño deberá segur bebiendo al menos 750 ml de leche por día hasta los 9 meses y 600 ml por día hasta los 2 años, para su sano desarrollo.

Podría interesarte: Ácido fólico en el embarazo, ¿Cómo quedar embarazada rápido? - TRUCOS para ser mamá y Test de embarazo: ¿Cómo saber si estoy embarazada? .

¿Que te ha parecido el articulo?
Si deseas leer más artículos similares a “Alimentación complementaria: cuándo y cómo comenzarla”, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Calendario del bebé.